diumenge, 11 de març de 2012

Historia del puzzle.

En el museo habían puesto una nueva foto del autoretrato de Rembrandt donde aparecía como si estuviera pensando en que tendría que pagar por adelantado una camisa. Aparecía más bien con el pelo grasoso y pintado de los colores más vistosos posibles. Sus ojos eran brillantes como gotas de rocío que reflejaban una dura alegría. El rostro mostraba el disgusto por la vida que ahora  le había tocado vivir
ya que mostraba un pulgar sucio sosteniendo una camisa sucia que tampoco le gustaba y porqué en la otra mano sostenía la targeta de crédito con la que tenía que pagar por adelantado la dichosa camisa.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada